El suculento sueldo de número dos


La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha asegurado que "no tiene ningún tipo de incompatibilidad, y así lo hemos apreciado y lo va a seguir siendo", su nuevo cargo de ministra y el de 'número dos' del partido, y ha remarcado que ya se ha compatibilizado "en otras ocasiones y en otros partidos", en referencia al PSOE.
En cuanto a su puesto como presidenta del PP en Castilla-La Mancha, su secretario general allí, Vicente Tirado, ya ha garantizado que Cospedal seguirá al frente del mismo, en tanto que la portavoz del partido en esa comunidad, Carmen Riolobos, también lo ha asegurado, añadiendo que el nombramiento se debe a los últimos "éxitos electorales". Riolobos ha señalado igualmente que los ministros de Interior (Juan Ignacio Zoido), Justicia (Rafael Catalá) y Energía, Turismo y Agenda Digital (Álvaro Nadal) también están "vinculados" con Castilla-La Mancha: "todo ello indica, sin ninguna duda, la importancia de Castilla-la Mancha en el nuevo Gobierno de Rajoy". Así pues, el PSOE andaluz y el PP manchego.
En junio de 2011 Cospedal renunciaba al escaño de senadora que ocupaba desde septiembre de 2006, al que había accedido a mitad de legislatura y que entonces cedía a otro popular, demostrando la falacia de que elegimos de forma abierta a los senadores cuando marcamos una crucecita al lado de cada nombre. Por la Cámara Alta ingresó 66.783 euros en 2010, año en que, según declaró, cobró 223.597 euros, procediendo 153.271 de ese cargo de 'número dos' del PP, tan suculento y tan pagado por todos los españoles vía impuestos.
Era la política mejor pagada de España, según el partido de quien, por ejemplo, se había subido 6.000 euros el sueldo, aunque habiendo intentado pasar de 59.000 a 78.000 como alcalde de Mollet del Vallès. Como siempre, ya antes de que saltara el escándalo, la única que se había opuesto era Izquierda Unida (PP, PSC y CiU votaron a favor y ERC se abstuvo). Criticaba el partido del alcalde de Lora del Río (Sevilla), que se disponía a cobrar sin recibir vecinos, asociaciones, acreedores o proveedores hasta septiembre ("El alcalde no recibirá hasta el próximo mes de septiembre. Sin excepciones", según cartel a la puerta de la alcaldía), al parecer porque no estaban reorganizadas las áreas municipales, y eso que en la anterior legislatura también había gobernado el PSOE. Izquierda Unida en el municipio pidió "responsabilidades [...] Tiene que recibir a la gente, que se está viendo indefensa; como alcalde tiene que escucharlos".