Deja de llorar: lo que te pasa se debe a lo que votáis tú o tus vecinos


La asociación UPA-UCE ha recibido quejas de ganaderos tradicionales de Castuera e Higuera de la Serena en la provincia de Badajoz, y de Valdefuentes en la de Cáceres, a los que la industria, que ofrecía precios por debajo de costes y sin realizar contratos, les ha dejado de recoger la leche de oveja que iba fundamentalmente para la producción de quesos de las Denominaciones de Origen.
Cuando en las anteriores elecciones generales de 2015 se pidió a los electores que decidieran entre los que animaban a jugar en el libre mercado (PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos*) y los que optaban por la planificación de sectores estratégicos de la economía (IU), el 94,53, el 85,99 y el 98,81%, respectivamente en esas localidades, se decantó por apostar en el juego de que los precios los marque la oferta y la demanda, mientras que 144, 87 y 3 votos, repectivamente (3,83, 12,97 y 0,3%), fueron para quien defiende la gestión pública de este tipo de mercados.
Puede que los ciudadanos de esas localidades ahora afectadas hayan votado a esos partidos que son liberales en lo económico por otros motivos, pero, ¿qué motivo es más importante que la propia subsistencia? Próximamente hay otras elecciones generales. Voten mirando por su futuro, porque si no, el común de los españoles seguiremos pagando las pérdidas de quienes quieren jugar voluntariamente (ojo, voluntariamente) en los mercados, sean brokers, accionistas u ofertantes de productos ganaderos, sea en la Bolsa o en cualquier mercado cuyos precios los fije la oferta y la demanda. Mientras esto no cambie, la industria tendrá perfecto derecho a aprovechar la bajada de precio del sector lácteo a nivel nacional, porque para eso lo llevan decidiendo los españoles con su voto durante décadas.
Vayan para Vd., si está sufriendo esta situación sin haberla votado, el más sincero apoyo y la recomendación, a tenor de lo que sus propios vecinos manifiestan en las urnas, de hacer campaña, primero, dentro de su municipio.
(*)  Pablo Iglesias afirmó al The Wall Street Journal que “no hay una verdadera alternativa a la economía de mercado”.