Se rifan números 1 y se buscan en cualquier caladero.


El 8 de julio de 2011, Alfredo Pérez Rubalcaba anunciaba su dimisión de los cargos de Vicepresidente primero del Gobierno -los demás vicepresidentes, tan necesario el último de ellos, se desplazaron un lugar hacia delante-, de Portavoz del Gobierno y de Ministro del Interior, para dedicarse a recorrer España a cargo de las subvenciones a los partidos políticos (que el PSOE propone aumentar) y los créditos al 0% que la Banca da a su partido.
La jugada fue recompensada con un escaño como diputado por Madrid, aunque con los peores resultados para su partido... hasta los del próximo 20 de diciembre. Antes, Pérez Rubalcaba había sido elegido diputado para defender a Cádiz, y en la legislatura anterior lo fue para defender a Cantabria, y la anterior a Madrid, y la anterior a Toledo... El timo de las circunscripciones provinciales como excusa para robar diputados a los partidos que la ley electoral penaliza, pero al que ahora se apunta Podemos, con el permiso de los electores que no miran la papeleta con los nombres de a quiénes votan.
Para colocar de número 3 por Sevilla a Pérez Royo, asesor de cabecera de los gobiernos de Felipe González, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, patrono de la Fundación Bancaria Unicaja a propuesta de la Junta de Andalucía y en primera fila en los mítines del PSOE en las pasadas elecciones andaluzas, Podemos mandó ir por Huelva a quien iba a ir por Sevilla, lo cual desplazó a Almería a quien iba a ir por Huelva. Y 14 diputados de Podemos en Andalucía han firmado un manifiesto por el que comunican que tampoco quieren a la que se ha puesto de número 1 por Córdoba.
Y ahora que Pérez Royo ha renunciado, Podemos tira del fichaje de otro "ciudadano normal y corriente nuevo en política": Luis Carlos Rejón, excoordinador andaluz de Izquierda Unida, al que se acusó de la pinza con el PP de Andalucía en los noventa. Lo peor es que el ofrecimiento a Rejón se lo hizo Podemos en el verano, mientras fingían estar en negociaciones para una confluencia en la Unidad Popular en la que nunca quisieron participar de verdad. ¿Alguien sabe de verdad lo que pasa en la trastienda de Podemos?
Si Izquierda Unida es tan mala y sus líderes son tan vilipendiados por Podemos, ¿por qué los termina fichando? Menos mal que muchos no se dejan seducir por futuros cargos (¿la "vieja política"?). Los miembros de Utopía y Dignidad no irán en las listas de Podemos: ni Antonio Manuel Rodríguez, ni Juan Manuel Sánchez Gordillo, líder de la Corriente Unitaria de Trabajadores (CUT), ni Diego Cañamero, portavoz del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT). Se pueden llevar a quienes crean que tienen más posibilidades si concurren con Podemos, pero estos fichajes no arrastran ciudadanos: IU ya está por encima del 5% según la última encuesta de TNS Demoscopia.
Miren la papeleta de su provincia antes de votar y prepárense para sorprenderse de a quién le han colocado para que usted sólo tenga que introducir su voto sin plantearse nada más.