De los polvos de las próximas generales, cuatro años más de lodos.


Expone hoy el diario Público en "Los productores de leche se rebelan por la sangrante caída de los precios" el caso de ganaderos de Urdiales del Páramo y San Millán de los Caballeros (León) y de Luena (Cantabria).
Cuando en las anteriores elecciones generales de 2011 se pidió a los electores que decidieran entre los que animaban a jugar en el libre mercado (PP, PSOE) y los que optaban por la planificación de sectores estratégicos de la economía (IU), el 91.83, el 87.28 y el 73.62%, respectivamente, se decantó por apostar en el juego de que los precios los marque la oferta y la demanda, mientras que 19, 2 y 2 votos, repectivamente (4.7, 1.69 y 0.4%), fueron para quien defiende la gestión pública de este tipo de mercados. Puede que hayan votado a los partidos liberales en lo económico por otros motivos, pero, ¿qué motivo es más importante que la propia subsistencia?
Próximamente hay otras elecciones generales. Voten mirando por su futuro. El común de los españoles no debe pagar las pérdidas de quienes quieren jugar voluntariamente (ojo, voluntariamente) en los mercados, sean brokers, accionistas u oferentes de cualquier producto, sea en la Bolsa o en cualquier mercado cuyos precios los fije la oferta y la demanda.
Vayan para Vd., si está sufriendo esta situación sin haberla votado, el más sincero apoyo y la recomendación, a tenor de lo que sus propios vecinos manifiestan en las urnas, de hacer las "marchas blancas" dentro de su propio municipio.