António Varela sale de la firma copropietaria de Banca Pueyo


El Banco de Portugal comunicó ayer la alteración en la división de funciones entre sus administradores. Su vicegobernador, Pedro Duarte Neves, en pleno conflito con KPMG por el caso Banco Espirito Santo, es relegado a las áreas de estabilidad financiera, estudios económicos y estadísticas, en tanto que António Varela, asume la supervisión prudencial y el Mecanismo Único de Supervisión. Este nombramiento obliga a Varela, por incompatibilidad, a salir del Banco Internacional do Funchal (Banif), donde se encontraba como administrador no ejecutivo en representación del Estado desde que éste inyectó 1.100 millones de euros en la institución financiera.

Banif, controlada por el grupo Rentipar Financeira, puso en venta en mayo su participación de más del 33% del capital social de Banca Pueyo, siete años después de adquirirlo a Luis, Mercedes y Petra del Pueyo, disconformes desde años antes con la gestión, que fue llevada a los tribunales. Es un 'accionista, que viene a profesionalizar el accionariado, en la misma línea de profesionalización que ya se desarrolló en el Consejo de Administración del Banco. “La incorporación de accionistas internacionales de reconocido éxito empresarial, con clara intención de permanencia y estabilidad en sus inversiones, no es sólo de nuestro agrado, sino que además nos satisface"', se puede leer aún en la propia noticia que se publicó en la web de Banca Pueyo.

En el último informe anual de gobierno corporativo de Banca Pueyo, correspondiente a 2013, figura la siguiente ESTRUCTURA DE LA PROPIEDAD con el detalle los accionistas o partícipes de la entidad a fecha del cierre del ejercicio:
Nombre o denominación social del accionista o partícipe % sobre capital social
DOÑA JOSEFINA DEL PUEYO CORTIJO 9,44%
DON JAVIER DEL PUEYO CORTIJO 14,44%
DON RICARDO DEL PUEYO CORTIJO 14,48%
DOÑA CONCEPCION DEL PUEYO CORTIJO 9,44%
DOÑA MARIA LUISA DEL PUEYO CORTIJO 9,44%
BANIF, S.A. 33,32%
DOÑA GUADALUPE DEL PUEYO CORTIJO 9,44%
Sólo después de que el plan de reestructuración impuesto por Bruselas como contrapartida de las ayudas públicas recibidas por el estado portugués, obligue a reducir su balance, al igual que le ha sucedido a Bankia, Banif abandonará también Brasil y Cabo Verde para repagar en este ejercicio al estado portugués 450 millones de euros.
La de 2007 era la primera aparición en el consejo de un apellido ajeno a la familia Pueyo, ya entre la tercera y cuarta generaciones, desde que surgiera hace 124 años cuando Javier del Pueyo y Pueyo, montó en colaboración con sus hermanos Fernando, Catalina, Casto y Pantaleón, una oficina que financiase las transacciones ganaderas y, en especial, el boyante comercio lanar de la zona.