La enseñanza de la bicicleta


La bicicleta me trae muchos recuerdos y me ha enseñado muchas cosas.
Un abuelo estaba por enseñar a su nieto a anda de bicicleta, lo que le daría mucho gusto. Pero, observando la relación de su hija con el marido, se dio cuenta que también necesitaba explicarle a ella ciertas cosas de la vida. Así que decidió enseñar a los dos a la vez.
Aprovechando el apego de su hija hacia el nieto, la invitó a participar de la clase. Fue muy divertida y el nieto realmente era genial. Entonces, cuando la hija menos lo esperaba, le dijo:
- ¿Te das cuenta de que el equilibrio de la bicicleta no es bidimensional?
- ¿Cómo es eso, papá?
- La mayoría de las personas piensan que para equilibrarse en la bicicleta solo necesitas equilibrar el peso de cada lado, o sea, las dos piernas. Pero es algo más: la bicicleta para ser bien conducida, necesita también una postura adecuada, apuntando hacia delante. ¿Te has dado cuenta también como cuando se está montando en bicicleta se hacen varios movimientos, como remando en el aire? El cuerpo va y viene todo el rato.
La hija puso cara pensativa, ya percibiendo que la charla iba por otro lado, pero estaba llena de curiosidad con la observación de su padre y asintió con la cabeza.
- En la vida, el equilibrio no es solo hacer una cosa y después hacer otra que compense. No es destruir un bosque e ir y sembrar árboles. No es gritar a alguien y después excusarse. Es más que eso. Requiere un propósito de vida que te mueva hacia delante. Además… - cogió la bicicleta por un momento y apuntó a otras personas que iban montando en bicicleta en grupos - …el goce verdadero viene cuando estás con otras personas. Y es un desafío: tienes que desplazarte a un ritmo que los demás puedan, debes saber parar cuando ellos paran y alentarlos a que sigan cuando están cansados.
La hija sonreía ahora al obtener la respuesta sobre la situación que vivía con el marido. Para terminar, el sabio papá la miró con mucho amor y la dijo:
- ¿Sabes que tu madre y yo todavía salimos a montar en bicicleta a diario? No es fácil, pero es la belleza de vivir.

Un Abrazo para mi amigo Demetrio Toledo por compartir esta bella enseñanza conmigo