La procedencia de la carne que comemos


Ahora que sabemos la procedencia de la carne que comemos, no podemos seguir tapandonos los ojos y comprar como si nada.
Cuando vayas a comprar carne piensa en lo que está pasando en ese momento con millones de animalitos inocentes e indefensos.
Busca carne de procedencia ecológica que no proceda de granjas de producción masiva, ni de granjas industrializadas. La realidad que hay detrás de ellas no la pueden seguir ocultando con bonita publicidad de los productos. Nos importa la vida, el origen, las formas de producción, el consumidor de hoy tiene el poder de evitar las injusticias con su elección a la hora de comprar, rechaza y acepta según tu criterio, informate, aprende y difunde, comparte, siempre el bien por donde vayas y rechaza activamente el mal, después contempla como el mundo, la naturaleza y los animales te sonrien.

Quien ya lo sabe no hace falta que lo vea, pero quien no lo sabe aún, no puede seguir engañado, las palabras no se quieren hace caso muchas veces por comodidad, uno se justifica para seguir haciendo como hace pero las imagenes hablan demasiado y no se pueden pasar por alto.

Durante muchos años nos han vendido la moto de que el problema de al falta de alimentos es el exceso de población, pero esto es solo una excusa para que nos olvidemos de la responsabilidad que tenemos de la formación de las personas que habitan el tercer mundo y del apoyo que necesitan, solo nos justificamos para seguir sin hacer nada por ellos.
- Es la falta de gestión de recursos en el tercer mundo lo que produce hambrunas, el primer mundo explota y oprime al tercero, le priva de recursos y le carga de deudas.
- En el primer mundo hemos aumentado el consumo de carne disparatadamente, es incluso dañino para la salud, comiendo la cuarta parte de carne de la que comemos estaríamos incluso más sanos.
- Para producir 1 de proteina de carne son necesarios 7 gramos de proteina vegetal. Si usaramos más la proteina vegetal como fuente de proteinas ahorraríamos siete veces espacio y recursos, habría espacio para alimentar siente veces más nuestra población actual.

- El crecimiento demográfico actual debe ser sostenible, me explico, basado una buena educación de las personas, y en un correcto reparto de los recursos. Las industrias y los gobiernos están ahora adueñadas de la educación de las personas y forman y construyen fieles secuaces seguidores de ese modelo que solo beneficia a ellos y destruye el mundo y a las personas. El dos por ciento de la población en el mundo tiene el 50% de las riquezas mundiales en su poder y mantienen al resto en continua escasez, mientras soportemos ese modelo económico casi no seremos capaces de ayudar al tercer mundo porque estamos privados de la mitad de los recursos mundiales, y ese 2% no le interesa lo más mínimo soltarlo.
Sin embargo podemos cambiar nuestros habitos de consumo y hacerlos sostenibles, en posteriores ocasiones iré compartiendo pautas de como podemos hacerlo, pero es muy importante recordar que el consumidor tiene el control y debemos usarlo.

- Se pueden tener animales sin tenerlos apiñados, personas sin que vivan unas encima de otras, solo estamos ocupando un porcentaje muy pequeño de terreno en la tierra con nuestra vida y nuestras viviendas y nuestros lujos, y lo estamos ocupando muy mal.
Podemos construir bonitas ciudades y poblaciones del futuro que sean completamente respetuosas, donde las personas tengan libre acceso a los recursos.
En la nueva cultura que estamos construyendo, las guerras, la pobreza, el hambre, la degradación ambiental y el sufrimiento humano son inaceptables.
Hemos tenido un cambio tecnológico pero no hemos tenido un cambio cultural, es lo que nos toca.
Dejo una cita de Einstein para reflexionar: "Los problemas que tenemos no pueden ser resueltos con el mismo nivel de pensamiento con el que los hemos creado"
Hace falta una nueva cultura que estamos ya empezando a construir y no se va a parecer en nada a la que tenemos.

Nota: El hombre es el único animal que sigue consumiendo leche después de la lactancia, este hábito exagerado esta solo promovido por las industrias lecheras en su afán de vender más y más de sus productos, pero siempre escondiendonos como los producen. Podemos estar muy sanos consumiendo mucha menos leche en el primer mundo de la que consumimos, con ese ahorro razonable podemos comprar un litro de leche ecológica en lugar de dos de las actuales industriales.
Los alimentos de producción ecológica han de bajar más de precio cuando los consumidores demandemos más estos productos porque ahora están casi de adorno y para traer solo 3 y que a lo mejor se caducan sale más caro que para traer 300 que se venden al momento.
También hemos de apoyar y mucho el comercio local, esto ahorra gastos de transporte y daños para el medio ambiente
Otro detalle para reflexionar, ahora traemos esparragos de china y peru y nos HARTAMOS sin mirar el porque de ese precio. Detrás estamos manteniendo la explotación humana de agricultores con salarios en torno a 30 euros al mes y en condiciónes infrahumanas. Presiona como consumidor y exige una trazabilidad de los productos desde el origen, cómo y en que condiciones se ha producido, no te conformes solo con el precio y la etiqueta ridícula actual. Apoya el comercio justo y compra productos que garanticen una forma de producción ética, humana y sostenible, mientras tanto el aumento de la demanda de estos productos hará que se cree una normativa para que pongan esta información en todos los productos.
e-duca.eu
Apoyo al desarrollo social.